Lo que merecen

No dejes que nadie te haga daño. Defiéndete. No te calles lo que piensas. Nadie tiene derecho a pisotearte, y si lo hace, hazle pagar las consecuencias, porque de lo contrario, lo repetirá. Y cuando termine de destruirte a ti, irá a destruir a otra persona. Hay gente que es así, te juzga sin apenas conocerte. Hay personas que te tratarán mal sin motivo. Simplemente por que sí, por ser como eres, aunque no hayas hecho daño a nadie. El problema de esas personas, será, en la gran mayoría, que tú poseas algo que a ellos les gustaría tener. Envidia. 
Cuando esto ocurre, y no tienen verdaderos motivos para joderte, lo harán de dos maneras: buscarán en ti un defecto, un punto débil, no importa lo estúpido que sea, como tu peso o tu manera de vestir. Si no encuentran nada, ellos mismos lo inventarán, tergiversarán algo que has hecho o que has dicho, exagerarán algo en ti, llamarte vaca cuando pesas sesenta kilos o anoréxica por pesar cincuenta. No importa lo que sea. Su único objetivo es hundirte. 
Pero algunos, más de los que crees, lo harán de otra forma, serán tan simpáticos contigo que parecerán personas fantásticas, te contarán su vida, lo que hacen, lo que les gusta, con tanto cariño, respeto y apoyo, que terminarás llamándoles amigos. Hasta que un día, después de confiar en ellos, con suficiente tiempo y odio hacia el mundo, te darán la puñalada. Por eso a veces es mejor no confiar en nadie. 
Cuando eso pase, no te preocupes, muchos la cagarán. Te culparán de algo que el resto del mundo sabe que no es cierto. Y entonces perderán a todos los que les rodeaban, su mundo se evaporará, su máscara caerá y todos podrán verlos como realmente son. 
Otras veces no tendrás tanta suerte y se habrán tejido un disfraz tan envolvente y realista, que muchas personas se irán de tu lado. No te preocupes, esas personas no merecían la pena. Lo importante es que no serás la primera persona ni la última a la que le ocurra algo así. Y la historia se repetirá con otro alguien. 
Llegarán a meterse con la persona equivocada. Entonces, les desenmascará. Todo se les irá al garete y sabrán cuántas mentiras ha dicho. Algunas personas ciegas y manipulables por naturaleza, volverán para disculparse. Y entonces tú elegirás a quien admites en tu vida y a quien no. 
Te sentirás increíblemente bien, porque cuando se deshaga su disfraz y los vean tal y como son, ellos se hundirán bajo sus propias mentiras y tú tendrás el apoyo de todos los que valen de verdad. Sus propios amigos sabrán de su falsedad y se alejarán de ellos y algunos incluso se acercarán a ti, a ayudarte, a apoyarte, a compensarte por haber estado tan equivocados contigo. Por eso es importante que te defiendas, que des a conocer al mundo la verdad, y no calles e ignores, porque entonces aceptarán que las mentiras y la falsedad de tus enemigos, son reales. 
Algunos lo llamarán venganza, pero si eres lo bastante maduro, entenderás que esa es la consecuencia de sus actos. Y que, callarte, ignorar y fingir que no pasa nada, es rebajarte a su nivel de falsedad. Cada uno tiene que pagar por lo que hace, así funciona el mundo.

No hay comentarios :

¿Qué opinas?