Todo es una mentira

Me levanto, desayuno varias tostadas, escojo un vestido bonito que ponerme, salgo de casa y leo un rato. Quedó con unos amigos, paseamos, nos reímos, bebemos cerveza en un bar. Un chico guapo me regala una rosa, le sonrío, entablamos conversación y le doy mi móvil. Y cuando todo acaba me despierto. Aparentemente estoy bien, aparentemente soy hermosa, aparentemente me divertí, aparentemente soy amable. Pero todo es una mentira. No importa lo que haga ni en qué ocupe el tiempo. Luego despierto y sé que fue una mentira. ¿Cómo podía creer que estaba contenta en ese instante? No importa cuántas copas bebas, cuántos chicos conozcas, a cuántas fiestas vayas o cuántos modelitos te compres... Hay un vacío que no se llena con nada. Pasas el tiempo haciendo cosas que esperas que te satisfagan, que crees que te convienen porque de una vez se llevarán el dolor y te harán felices, ¡es lo que no paran de decirte que hagas! y en realidad, de pronto ves que solo estás tapando un agujero con una manta. Hasta que lo pisas y despiertas.

No hay comentarios :

¿Qué opinas?