/971228/

Hay gente que no se valora y cree que se tiene que amoldar a los demás y consentir sus odiosos defectos y manías aunque le molesten profundamente. Estas personas se adaptan a los caprichos y rabietas de otros, como camaleones, creyendo que hay que lidiar con esos detalles que se les hacen tan grandes.  Cuando ven a alguien que dice "¡No! Yo me merezco más y no tengo por qué aguantar esto", le tachan de intransigente, rencoroso, malo... cuando la verdad es que hay cosas que nadie tiene por qué soportar ni merece sufrir, por muy conformistas que sean.
Yo no soy nadie para cambiar a los demás, por eso elijo quién puede formar parte de mi vida y quién no.


No hay comentarios :

¿Qué opinas?