¿No podríamos ser pájaros...?

Todo animal en general tiene un honor que el hombre no conoce. Los animales actúan por instinto careciendo de las herramientas humanas para construir una sociedad. El hombre vive atrapado en sus propias leyes, normas y convenciones sociales que alguien ha escrito, probablemente para su propio beneficio. Los animales, sin el poder de la palabra y del pensamiento, viven un nivel más allá. Atienden a las leyes naturales y a una intuición que tal vez escape al entendimiento humano. Una intuición que mantiene el ciclo de la vida sin alterar el respeto entre distintas clases, sin permutar la relación entre los seres de una misma especie. Una nobleza que lleva a los entes del mismo orden a ser iguales y luchar juntos y no entre ellos. Algo que ha debido de desaprender el ser humano cuando dejó de ser mono.


No hay comentarios :

¿Qué opinas?