La esencia de la humanidad

Todo el mundo tiene derecho al amor, a la amistad, a la felicidad. Porque también hay días grises, todo el mundo tiene igual derecho a la tristeza, al dolor y a la soledad. No hay que menospreciar ninguno de estos dos derechos. A veces el derecho parece una tortura, y lo rechazamos, nos bloqueamos a nosotros mismos cuando ya no soportamos más. 
Eso nos simplifica la vida. Las decisiones responden a unos intereses que nunca están ligados a uno u otro sentimiento y podemos escoger la opción más adecuada para nosotros sin depender de nada más. Pero también es peligroso. Aniquilar tus derechos supone una carencia humana, un "me falta algo" muy intenso. Conforme pase el tiempo, ese vacío aumenta. Ahí es cuando estarás dispuesto a hacer cualquier cosa solamente con tal de sentir, sin importar el qué. 
Por eso los dos derechos son algo muy relevante: significa que tienes la opción de sentirte de un modo u otro. Y sentir es la esencia de todo ser vivo.


No hay comentarios :

¿Qué opinas?