Por suerte la belleza está en la mirada

No comprendo a las personas que se valoran tanto por su físico. Un rostro dulce, unas piernas largas o unos ojos hermosos. Es algo que viene en los genes, por herencia y que nadie decide o tiene que esforzarse por llegar a ser. Se es o no se es. Además de un legado que se recibe por una fortuita combinación de ADN, es un don relativo. Lo ven o no lo ven. Algo que más bien depende de la riqueza que poseas dentro del envoltorio. Un envoltorio que se quebrará. No entiendo a esos, a quienes utilizan el mérito como algo vacuo, como algo inferior a un sinónimo de lucha y constancia.


No hay comentarios :

¿Qué opinas?