Somos mortales

Tenemos tan poco tiempo... y aún así siempre esperaremos hasta el final. Hasta que no haya otra salida. Hasta el momento en el que es demasiado tarde para cambiarlo todo. Esperamos corregir el futuro cuando se convierta en pasado. Nos pasamos la vida esperando otro tren, otra oportunidad. Esperamos porque en nuestra capacidad humana vivimos convencidos de que si esperamos, siempre vendrá algo. Esperamos porque creemos que las cosas tienen un momento oportuno de ser. Esperamos el bus, las colas, el fin de semana. Esperamos a los veinte, a los treinta, a los cuarenta. Esperamos a perder a alguien para decirle lo que sentimos. Esperamos hasta el último segundo, hasta que se agota el tiempo. Y luego solo deseamos haber sido más valientes, haber creado nuestra propia oportunidad en el instante en el que nos lo propusimos y saltar al vacío en vez de esperar un tren que tal vez nunca pase. Y mientras pensamos en cómo desperdiciamos ese tiempo del pasado esperando en lugar de haber aprovechado cada momento, seguimos esperando.


No hay comentarios :

¿Qué opinas?