No toda casa es un hogar

Tener un hogar es necesario. Es el álbum donde crearás tus primeros recuerdos. La escuela donde aprenderás tus primeros pasos... y años más tarde donde los enseñes. Será un testigo de instantes de perfección, de pasión y énfasis en cada grito o en cada risa. Un contenedor de promesas. Un escondite al que huir o del que escapar a conocer el mundo. Una fortaleza de la que serás rey, donde esté desterrado el olvido. Acogedor o colosal, será algo que puedas llamar tuyo. Algo que te pertenezca, a donde pertenezcas. Es lo que te recordará quién fuiste en tu comienzo, quizá lo único que te lo recuerde en tu futuro. Una nota que dejaste colgada en la nevera, el olor del armario de las especias... Un lugar donde puedes ser encontrado cuando alguien importante te pierda. Un paraíso que puedes crear cuando quieras en las coordenadas que ames con aquel a quien deseas llamar familia. Construir un hogar es importante... y no alejarte nunca.


No hay comentarios :

¿Qué opinas?