Nuestro secreto

El amor puede aparecer de las cosas más pequeñas, más insignificantes o más cotidianas. De aquello que todo el mundo da por sentado. Puedes ser el más guapo, el más inteligente, el más simpático o el más dulce. Pero no parece suficiente. No se trata de cantidad, sino de algo cualitativamente distinto. Algo que siempre has dado por hecho. Y de repente aparece otra persona y no sabes cómo, pero te das cuenta de que sí es todo para ella. Es algo imperceptible. Una promesa que un desconocido cumple de repente después de tantas otras de amigos que jamás fueron. Un truco de magia. Un anochecer improvisado en un lugar inesperado. Una risa auténtica. Una canción dedicada. Un abrigo enorme en una tarde de invierno. Es algo que ella siempre ha estado esperando en secreto, incluso a veces sin ser consciente de ello. Tú nunca lo sabrás, él tampoco, y ella tardará mucho tiempo en darse cuenta. Hay muchos chicos guapos, simpáticos, dulces e inteligentes. No es tan fácil, sin embargo, recibir espontáneamente eso que siempre has anhelado de tantas personas. Ese detalle que se materializa en el sentimiento que faltaba para completar tu vida, encontrado en alguien que ni siquiera imaginabas. Así tan de repente, sin esperarlo.

Por eso se dice que el amor no se busca, se encuentra.



No hay comentarios :

¿Qué opinas?