Sigue adelante

Déjales tener su momento. Siéntate detrás y déjalos brillar. Déjalos subir y subir, porque un día van a caer. Déjales empaparse del sol. Siéntate detrás y deja que se diviertan. Deja que le echen agallas, porque un día van a resbalar sobre ellas. Déjales tocar sus canciones. Deja que digan lo que está bien y lo que está mal. Déjales hacer sus cosas, porque nunca serán tú y yo.

Tenemos nuestro propio estilo, una manera de vivir la vida. Si no pueden unirse, no los necesitamos alrededor. 


No hay comentarios :

¿Qué opinas?