Indiferencia

Oímos los gritos de los que caen de un balcón, de un andamio, de una hipoteca, o un desengaño. Los oímos.
Pero no los escuchamos.
C. S.


No hay comentarios :

¿Qué opinas?