La vida es un polvo

Solía sentarme con mi padre cada tarde desde que tengo memoria a escuchar la radio en el sofá de la sala de estar después de comer. Él con su café en la mano y yo admirando en silencio su porte grave. Veía girar la cuchara con aquel sonido metálico, casi musical. Él solía olvidar el azúcar, hasta aquel primer sorbo amargo que le recordaba su error. Y yo ya estaba de pie para buscar su azúcar, incluso antes de darle tiempo a profanar el silencio con sus maldiciones. Traía el tarro de azúcar antes incluso de que el café amargara su tarde. Así todos los días, durante largos años, hasta que encontré un trabajo y dejé de tener tiempo para observar a mi padre y escuchar la radio. Desde entonces me arrepiento de no haberlo hecho más veces en la vida. Creo que es el mejor consejo que puedo darle a alguien: si puedes hacer a alguien un poco más feliz, si puedes evitarle algún mal, hazlo. No esperes a que reciba el golpe ni a que se dé cuenta de lo que hiciste por él. No te hagas de rogar. No esperes a oír sus quejas o a discutir con él, a que te eche en cara lo que no hiciste, a molestarte u ofenderte porque no era tu responsabilidad. No lo hagas. El café se enfría, la vida pasa. Hazla lo más agradable posible. Creéme. No merece la pena un trago amargo. Los tragos amargos solo ponen de mal humor a las personas y su mal humor es contagioso. Pero si puedes hacer feliz a alguien, estarás invirtiendo en un amigo, en una compañía agradable, en comodidad. No voy a decirte que recibirás todo lo que des. Solo digo que la vida es algo así como el sexo: se disfruta más cuando estás haciendo disfrutar a la otra persona, cuando la ves jadeante y embriagada de placer. En ese estado las personas solo quieren dar y recibir y recibir y dar, y embriagarse de más placer, y que tú te embriagues de lo mismo. Piensa en la vida de esa forma. No como un objeto melancólico a través del que te arrastras, no como un café, no como una montaña rusa de dolor y alegría, ni siquiera como un camino. Piensa que la vida es un polvo. Si terminaste en esta orgía que es el mundo, es para disfrutar. Toma las decisiones adecuadas, elige a las personas adecuadas, hazlas felices, hazlo como a ti te guste, no te dejes influir por las opiniones de otros. Disfruta. Logra hacerte feliz.


No hay comentarios :

¿Qué opinas?