Transformación

Me mordieron hace exactamente una semana, cuatro días y tres horas. Al principio parecía imposible. ¿Cómo alguien tan corriente, tan incluso, humano, podía esconder tanta maldad? Era un ser manipulador disfrazado de mentiras, caballerosidad, falsa ingenuidad. Fue muy doloroso. Él insistía en sus dotes de seducción, tratando de ayudarme sobrellevar mi nuevo estado. Sin embargo yo ya no confiaba en él y cada vez confiaba menos, hasta que hace seis días dejé de verlo. Tenía una dependencia insana de volver hacia el destructor. Pero él se dio cuenta de que su magia negra ya no surtía efecto en mí porque había desenmascarado sus secretos, yo ya sabía el truco, así que se alejó de aquello en lo que él me ha convertido... Avisé a su nueva víctima pero ella continúa bajo su hechizo hipnótico. Y yo soy lo que soy, no hay marcha atrás. Mi nueva vida es un dolor que remite poco a poco, y luego dejo de sentir. No siento nada. Como por aparentar ante los demás, aunque nunca me volvió a asaltar el hambre. Duermo muy poco. Tengo un animal revolviéndose dentro de mis entrañas, donde hay un abismo. A veces hay miedo. Solo miedo, sobre todo cuando me despierto. Y soledad. Mi percepción del tiempo ha cambiado y mi visión de la humanidad también. Las vidas humanas se han convertido solo en juegos y juguetes. Sonrío ante la muerte y la destrucción y poco a poco, aprendo a causarla, disfruto con ella. Soy lo mismo que él, un monstruo.

No hay comentarios :

¿Qué opinas?