Deja de buscar...

Amor es la ilusión de que un hombre es diferente de los demás. Lo idealizamos. Nos engaña porque deseamos desesperadamente que sea cierto. Hasta que llega la realidad y nos abre los ojos. "Ese hombre era como los demás, no merecía la pena..." Hasta que una palabra, una escena, un momento, nos enfría el corazón y vemos con claridad que tan solo era otro. Lo devolvemos con el resto de sapos y seguimos buscando al que se convierta en príncipe. Como si no supiéramos que los príncipes están en vías de extinción.


No hay comentarios :

¿Qué opinas?