Fuerte

Calificar a alguien como FUERTE es una acusación muy grave. Le estás otorgando la obligación de enfrentarse a la vida con escudo y nunca mostrarse tal y como es. Cuando llamas a alguien FUERTE, le fuerzas por significado a ocultar sus lágrimas y a no apoyarse en nada. Le exiges que no pida ayuda, que logrará hacer todo por sí mismo. Y lo que es aún peor, decides por esa persona que no importa cuán intensamente sea herida. Si es FUERTE asumes que podrá soportar lo que sea.

La vida nos empuja a situaciones difíciles que no podemos controlar. Sentimos que rebasamos el límite y nos ahogamos en nosotros mismos. Nadie debería ser juzgado como una persona FUERTE. Nadie tiene por qué llevar esa carga de conseguir mantenerse a flote siempre y lo que es aún peor, sin refuerzos ni flotador, como si fuera invencible.


No hay comentarios :

¿Qué opinas?