¡¿Quién cuernos lo sabe?!

A los cinco años nos preguntaron qué queríamos ser de mayores, y contestábamos cosas como astronauta, presidente... o en mi caso, princesa.
A los diez volvieron a preguntárnoslo, y dijimos: estrella del rock, vaquero… o en mi caso, medallista de oro.
Pero ahora que somos mayores, quieren una respuesta seria. A ver qué os parece esta: 
¡¿Quién cuernos lo sabe?!
No es momento de tomar decisiones rápidas, es momento de cometer errores, de subirse al tren equivocado y extraviarse, de enamorarse… a menudo. De licenciarse en filosofía porque es imposible hacer carrera en ella. De cambiar de idea y de volver a cambiar porque no hay nada permanente. Así que cometed todos los errores que podáis y algún día, cuando nos pregunten qué queremos ser, no tendremos que adivinarlo… lo sabremos.
S.M



No hay comentarios :

¿Qué opinas?