Personas grises

Las personas que solo son a medias, que se arrastran por la vida sin ganas de levantarse, de correr, de vivir. Sin alegría ni tristeza. Esas son las personas que enferman la sociedad. No tienen pasiones, caminan en un rumbo cualquiera porque carecen de brújula. Su corazón no palpita. Todo lo que les gusta es tibio, calienta, pero es incapaz de prender su alma. El entusiasmo apenas es entretenimiento. La lujuria apenas es caricia. El amor apenas es afecto. Llaman sueños a lo que ligeramente llega a capricho. Les falta voluntad, carecen de inspiración porque las devociones en su piel son exigencia propia. Se obligan a generar sentimientos y aficiones para que no los miren, para aparentar que resplandecen con los colores de los demás. Denominan adoración y fervor a lo que apenas les produce cosquilleo. Son sujetos pasivos incapaces de crear por sí solos. No intentan, no luchan. Viven las vidas de otros. Parasitan en secreto lo ajeno en vez de usarlo de estímulo, porque ellos no son nada. No poseen luz ni eco. Habitan en un limbo. Apenas rozan la existencia cuando pasan. Al morir les llega para ellos un privilegio, y caen como una pluma sin peso, esencia ni nombre.


No hay comentarios :

¿Qué opinas?