Si no empiezas a resolver hoy tus problemas, mañana tendrás más.

A veces sentimos que todo en nuestra vida está mal. De repente empezamos a caer por un precipicio y ¿qué podemos hacer para evitarlo? Detenernos, encerrarnos, apartarnos, o solamente beber para olvidar la caída. A veces es como si el mundo se parara y te preguntas ¿qué hago ahora? Pero solo te has parado tú. No puedes meterte en la cama hasta que pase la tormenta, no puedes bajarte un momento a tirar toda la mierda. Con el tiempo te das cuenta de que nada se detiene, así que tú también tienes que seguir. Si te paras, la tormenta solo puede arrastrarte con ella. Tienes que seguir, seguir pensando que la vida es bella. Seguir confiando en el mañana aunque pasen días, meses o años. Hay que seguir luchando porque la vida es una constante batalla y por mucho que te hayan herido, si te rindes, pierdes; el agujero que te ha traído hasta esta encrucijada se hace más grande cuando te detienes, y entonces por él solo pueden caer más cosas. Salva todo lo que puedas, y sálvate a ti de la caída, a veces con una sonrisa es suficiente para empezar a cerrar la brecha. No dejes de luchar.


No hay comentarios :

¿Qué opinas?